pañuelos bordados para Dolores y Merce

Es primera hora de la tarde cuando Loli y Merce entran en la tienda, les encanta un faldón de bebé, me alegran porque es la ultima pieza que he confeccionado, les enseño otro faldón, diferente y charlamos un ratito que se va alargando sobre el valor del trabajo bien hecho. El padre de Loli y antes su abuelo hacían el maravilloso pan de Carballo, bien amasado, bien cocido, esos panes que alimentaban sin dañar estómagos, verdadero alimento que poco a poco va desapareciendo porque las masas congeladas y recién horneadas son mucho más prácticas y perfectas en apariencia…. Han venido a visitar la ciudad de la cultura y me dicen que nunca se van de Santiago sin pasar a ver la tienda, me emociono…
Han dejado encargados unos pañuelos, Loli duda y encarga uno bordado con Dolores para cuando se haga mayor, lo dice tan seria que a Merce y a mi se nos escapa una carcajada que todavía flota en el aire…

¿Quieres compartir este artículo?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.